Carta a la Jefa del servicio de menores

24th Oct 2015

AGAFEM:

EXPONE:

-Constatamos la falta de información con respecto a las ayudas a las que  tienen derecho los acogidos en relación a becas, tratamientos médicos (ortodoncias, oftalmólogos, psicólogos, etc…)

Resulta imprescindible que esta información sea de carácter público y de fácil absceso,  así como se exige una información constante y veraz por parte del acogedor sobre cualquier incidencia sobre el menor acogido,  consideramos que tendría que haber una fluidez comunicativa de los cambios llevados a cabo tanto a nivel legislativo como de ayudas, por parte de los equipos de técnicos que llevan al menor.  Este punto no siempre  se cumple, aunque está tipificado claramente en la ley del menor.

-Que teniendo en cuenta la crisis económica en la que estamos inmersos en estos últimos años y siendo una realidad que desde el 2008 no se ha revalorizado al alza el aporte económico de la administración a los acogimientos como pone la ley: disposición adicional vigésima séptima de la Ley 40/2007, de 4-12, establece la previsión de revalorización anual de acuerdo con el IPC.

Solicitamos en este punto, la actualización de las subidas del IPC durante estos años,  con los consiguientes atrasos a los que se tienen derecho por ley.

-Para finalizar,  nos gustaría hablar de las diferencias evidentes que existen entre los distintos tipos de acogimientos.

Galicia es de las pocas comunidades, que a la hora de asignar las remuneraciones por acogimiento, tienen en cuenta la renta de los acogedores en familia extensa, apoyándose en la ley de 1987, de supuesta obligatoriedad de manutención entre ascendientes y descendiente solo de carácter subsidiario. El artículo 367 del código civil actual, aclara que esa obligatoriedad, solo es factible, cuando se demuestre que sus progenitores o tutores legales,  carecen de medios económicos para la manutención del menor, y en caso de duda razonable, sería un juez quien determinaría esa responsabilidad subsidiaria. Los menores tutelados, son responsabilidad de la administración.

El agravio comparativo, que supone un acogimiento en familia extensa, en comparación con otros acogimientos, redunda en una carga excesiva sobre los acogedores, y sobre el bienestar del niño, lo que implica una discriminación hacia el mismo.

Hay varias y evidentes diferencias, entre acogimiento ajeno, extenso y residencial en la normativa de la comunidad gallega, y entre otros está el tema de la mayoría de edad de un menor tutelado.

En el Capítulo IV art.11-4 de la ley del menor se refleja lo siguiente: Las Entidades Públicas dispondrán de programas y recursos destinados al apoyo y orientación de quienes, estando en acogimiento, alcancen la mayoría de edad y queden fuera del sistema de protección, con especial atención a los que presentan discapacidad.

Pedimos aclaración de la aplicación de esta norma para un acogimiento de familia extensa ya que carecemos de información sobre el tema.

Por último, deseamos que esta sea una de las muchas reuniones de trabajo, que permita mejorar las situaciones de las familias.

 

 

 

Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *